lunes, 6 de julio de 2009

POCO

Me siento poco de aquí.
Poco, de este preciso instante mencionado.

A veces, pocas, me he sentido un rato de ti.
Desproporcionado, así fue.
Así, y por poco no te quedas.
Muy poquito y te vas.

Me siento poco del pasado.
A no ser que me sienta en tus labios.
Eso no fue indefinido.
Fue un beso.
Poco pero beso.

Me siento poco hasta que te acercas.
No mucho pero algo.
Cuando la distancia importa.
Y el aire habla por nosotros.
No suspira, no se delata.
Poco, y nos condiciona a su vaivén.

Me siento poco de este mundo.
Muy poco pues, suelo, siempre despertar en otro.
Otro donde su rey ruge amor.
Y se comen palabras.
Y se beben versos.
Y ahí me quieres.
Poco pero me quieres.
Me quieres poco en el mundo donde me siento mucho.

Me siento poco hasta que te atreves.
A llamarme.
Poco pero me llamas.
Y acudo mucho, tanto
que si lo haces de tarde
llego por la mañana.

Me siento poco, nada sin ti.
Mar sin sal, sin olas.
Mar sin mar.
Y me siento de arena,
de polvo,
de más sin tus huellas.

Me siento tan poco
que el espejo, en mi búsqueda,
te halla a ti,
sin nada más que tú.
Tan poco que no sé si soy,
si voy siendo,
si siento,
o si voy sintiendo.
Poco pero siempre a ti.

2 comentarios:

J. dijo...

Vaya, nunca había leido tanta poesia en un día.
Me ha encantado tu forma de contar las cosas, de ver el mundo.
Felicidades, tienes un don para la palabra envidiable.

POPY dijo...

Gracias J.
Y recuerdos al hipopótamo.
Un saludo.